marzo 25

Ya que hemos visto la pelicula, y a fin de entenderla de mejor manera, les presento un articulo, espero se den el tiempo para leerlo 馃榾

路 Sobre Le贸nidas: (en idioma griego: 螞蔚蠅谓委未伪蟼) fue el decimos茅ptimo Rey de Esparta de la l铆nea de los Agiadas, de la misma linea que Heracles. Falleci贸 en 480 adC en la batalla de las Term贸pilas bloqueando el avance del ej茅rcito persa de Jerjes I. Fue uno de los hijos del rey Anaxandridas II de Esparta. Sucedi贸 en el trono, probablemente en 489 o 488 adC, a su hermanastro Cle贸menes I y se cas贸 con Gorgos, la hija de 茅ste.

路 Sobre los soldados espartanos: 鈥淗oplitas鈥. Soldado de infanter铆a pesada de la antigua Grecia. Su armadura constaba de una coraza met谩lica de bronce, y m谩s tarde de hierro, estaban formadas por capas de lino pegadas hasta alcanzar un cierto grosor, sobre las que se cosian plaquitas metalicas como refuerzo en los puntos vitales, sobre una t煤nica corta, grebas (placas de bronce que cubrian la tibia y la rodilla), un escudo grande y redondo y un casco, como elementos defensivos; as铆 como una lanza de dos metros (estas lanzas no eran tan grandes como las sarissas, que median seis metros y medio, usadas por los tebanos) y una espada corta llamada “xifos”, como armas de ataque, tambien tenian dos ayudantes o siervos denominados ilotas. Formaba parte de los diez regimientos de que constaba el ej茅rcito, y luchaba formando bloques compactos llamados falanges. Eran hoplitas los ciudadanos de pleno derecho, con solvencia para costearse y mantener la panoplia (colecci贸n de armas), excepto en la falange espartana, en la que se la procuraba el estado a los ciudadanos, a diferencia del resto de las ciudades griegas. La idea de la falange no es militar en s铆, si no una expresion de comunidad entre iguales, aquel que quisiera destacar en combate saliendo de la fila, ponia en peligro su vida al no tener a sus compa帽eros que protegieran sus costados, y al mismo tiempo ponia en peligro a la falange al dejar un hueco por el que pueda ser rota la linea, no habia sitio para combates individuales heroicos como lo narra Homero. La larga duraci贸n de la Guerra del Peloponeso provoc贸 la aparici贸n de la figura del hoplita, profesional y mercenario a partir del siglo V adC. Los hoplitas alcanzaron su c茅nit en las Guerras M茅dicas y las guerras del Peloponeso; su decadencia empez贸 con la aparici贸n de la falange maced贸nica. Su nombre proviene de la palabra hoplon (escudo). Los 300 hoplitas de la historia constitu铆an la guardia real, a raz贸n de un centenar por cada una de las tres tribus en que estaban divididos los espartanos. Este cuerpo estaba formado por ciudadanos de Esparta que contasen con alg煤n descendiente masculino a fin de que, en el caso de fallecer en combate, no se extinguiera su familia.

路 Sobre el lugar: El nombre del lugar significa “puertas calientes”, y alude a las aguas termales que a煤n hoy d铆a se encuentran en la zona. Seg煤n cuenta la tradici贸n, hall谩ndose Heracles pr贸ximo a la muerte, y sintiendo en su piel el ardor que le causaba la t煤nica del centauro Neso, se arroj贸 a un r铆o pr贸ximo a Traquis (junto a las Term贸pilas), para extinguir el fuego que lo abrasaba; muri贸 ahogado, pero las aguas del r铆o conservaron su calor. El desfiladero de las Term贸pilas, peque帽o paso que limitaba en un extremo con el Golfo Mal铆aco y en otro con los montes Oeta y Cal铆dromo. Comunicaba Locria con Tesalia.

路 Sobre Jerjes: emperador persa, tras la muerte de su padre, Dario I, se propuso conquistar Grecia para lo que guio a un millon de efectivos a ello, probablemente al Herodoto se le paso la mano en el conteo, pero habra que entender que el historiador era griego

路 Sobre Los Inmortales: Era la 茅lite del ej茅rcito de Jerjes. Formada por 10.000 escogid铆simos soldados de origen persa, medo y elamita, su nombre se demostr贸 err贸neo, ya que murieron unos cuantos bajo las sandalias espartanas, el mote de “Inmortales” es porque Her贸doto, seguramente, se confundi贸 con el t茅rmino persa que se refer铆a a los “Compa帽eros” del Rey (similares a los Compa帽eros de Alejandro Magno). eran la 茅lite del ej茅rcito persa, no quiz谩s solo por su habilidad, sino por ser familiares reales y nobleza asociada

路 Sobre la batalla:

La batalla se celebr贸 en un lugar llamado valle de las Term贸pilas. All铆 esper贸 Leonidas a los persas con un ej茅rcito compuesto por 300 hoplitas espartanos (a los que hay que sumar otros 600 ilotas), 500 de Tegea, otros 500 de Mantinea, 120 de Orc贸meno y 1.000 hoplitas del resto de Arcadia: 400 de Corinto, 200 de Fliunte, 80 de Micenas, 700 tespios y 400 tebanos, adem谩s de 1.000 focenses. Un total aproximado de 5800 efectivos.

Seg煤n las fuentes cl谩sicas griegas, los soldados persas conformaban un ej茅rcito que oscilaba entre los 250.000 y el mill贸n de efectivos. Sin embargo, la formaci贸n compacta e impenetrable de la falange griega era 贸ptima para retener a la horda persa en un paso tan estrecho y en apariencia infranqueable.

Los persas acamparon en las proximidades de la entrada del paso, cerca de Traquis, y enviaron exploradores para observar a los griegos. Aquellos, s贸lo pudieron ver a los espartanos, ya que el resto del ej茅rcito se hallaba acampado tras el muro, y era en esemomento a 茅stos a los que les tocaba vigilar el paso. Muy sorprendidos los exploradores volvieron y Jerjes se qued贸 at贸nito al escuchar su informe. Le contaronque los lacedemonios estaban junto al muro, unos hac铆an ejercicios atl茅ticos o limpiaban y afilaban sus armas, mientras otros se estaban peinando y arreglando los largos cabellos ( Llevar el cabello largo era una arcaica costumbre griega, que a煤n perviv铆a en la tradicionalista Esparta ).

Incapaz de explicarse tan incre铆ble comportamiento Jerjes mand贸 llamar a Demarato,el cu谩l le explic贸 que eso s贸lo significaba una cosa, que los espartanos iban a luchar, pues ese era el ritual que segu铆an antes de entrar en batalla, y que si somet铆a a esos ya los que hab铆an quedado en Esparta, dominar铆a al mundo, pues iba a enfrentarse a los mejores y m谩s bravos guerreros de Grecia. Jerjes a煤n le pregunto, por la t谩ctica que tan pocos hombres utilizar铆an para intentar detenerle, a lo que Demarato s贸lo respondi贸: -鈥淕ran Rey, tr谩tame como un embustero si las operaciones no se desarrollan como te he dicho鈥.

Le贸nidas fue advertido sobre el gran n煤mero de arqueros que pose铆a Jerjes; Her贸doto de Halicarnaso indica que se le dijo a Le贸nidas que 芦sus flechas cubr铆an el sol禄 y 芦volv铆an noche el d铆a禄. Dienekes, soldado espartano, consideraba el arco como un arma poco honorable, ya que evad铆a el enfrentamiento cuerpo a cuerpo. Fue entonces cuando pronunci贸 su famosa frase: 芦Tanto mejor; lucharemos a la sombra禄.

Se dice que Jerjes, al toparse con los soldados griegos, supuso que 茅stos se marchar铆an al ver la magnitud de su ej茅rcito. Pasaron cuatro d铆as y Jerjes, impaciente, envi贸 un emisario exigiendo a los griegos que entregasen sus armas inmediatamente para no ser aniquilados. Le贸nidas respondi贸: 芦Ven a buscarlas t煤 mismo禄 (Molon labe, 螠慰位蠅谓 位伪尾蔚). As铆 dio comienzo la batalla.

Fila tras fila los persas se estrellaron contra las lanzas y escudos espartanos sin que 茅stos cedieran un cent铆metro. De esta forma, a pesar de la grave desventaja num茅rica, Le贸nidas y sus hombres se opusieron a las oleadas de soldados enemigos con un n煤mero m铆nimo de bajas, mientras que las p茅rdidas de Jerjes 鈥攁unque min煤sculas en proporci贸n a sus fuerzas鈥 supusieron un duro golpe para la moral de sus tropas. Durante las noches, Le贸nidas sol铆a decirles a sus hombres: 芦Jerjes tiene muchos hombres, pero ning煤n soldado禄. Seg煤n expertos como Fernando Quesada Sanz la realidad era otra, pues mientras que los mandos persas eran profesionales, los griegos recurr铆an a las armas 煤nicamente cuando era necesario, exceptuando a los espartanos.

Frustrado e impaciente, Jerjes envi贸 al frente a sus diez mil Inmortales, su fuerza de 茅lite, llamados as铆 porque cada vez que un Inmortal ca铆a, otro corr铆a a reemplazarlo, manteni茅ndose en la cantidad fija de diez mil hombres. Sin embargo, los resultados fueron los mismos. Los persas mor铆an a cientos, la moral del ej茅rcito deca铆a y los griegos no mostraban signos de cansancio. La batalla continu贸 de esta forma durante tres d铆as. Fue entonces cuando Jerjes, abatido, recibi贸 la ayuda que necesitaba. Un griego llamado Efialtes (que significa 芦pesadilla禄) ofreci贸 mostrarle a Jerjes un paso alternativo que rodeaba el lugar donde estaba Le贸nidas para acabar con su resistencia de una vez por todas. Sin dudarlo, Jerjes envi贸 un importante n煤mero de sus fuerzas por ese paso.

En un principio el rey lacedemonio no pensaba que pudiera perder la batalla. Lo angosto del desfiladero anulaba la superioridad num茅rica persa, su mayor protecci贸n les permitir铆a aguantar los envites persas y el mayor tama帽o de sus lanzas podr铆a darles suficiente ventaja en una lucha cuerpo a cuerpo; as铆 hab铆a sucedido en la peque帽a confrontaci贸n de la Batalla de Marat贸n.

Al quinto d铆a, el Rey dijo a sus hombres que comieran un buen desayuno, porque esa noche cenar铆an en el Hades. Los hombres de Le贸nidas repelieron los ataques frontales de los persas los primeros d铆as de batalla, pero cuando Efialtes condujo a Hidarnes, general persa, por un camino entre las monta帽as hacia la retaguardia de los griegos, este paso se encontraba defendido por los focenses, pero al verse sorprendidos durante la noche por los persas, huyeron al primer contacto, sellando de esta manera la suerte de los defensores de las Term贸pilas. Algunos historiadores apuntan que los griegos ten铆an la alternativa de retirarse y luchar en otro lugar, pero, quiz谩 por empecinamiento, decidieron sacrificarse.

Le贸nidas dividi贸 a su ej茅rcito y permaneci贸 en el paso con 300 espartanos, 700 tespieos y 400 tebanos.

Cuando Le贸nidas detect贸 la maniobra del enemigo y se dio cuenta de que le atacar铆an por dos frentes, reuni贸 un consejo de guerra, donde ofreci贸 a los griegos dos opciones: pod铆an irse por mar a Atenas o permanecer en las Term贸pilas hasta el final. Es en este punto donde Her贸doto menciona su creencia de que Le贸nidas permitiera la marcha de los aliados influenciado por 芦la consulta previa que, a prop贸sito de aquella guerra, realizaron los espartiatas al Or谩culo nada m谩s estallar la misma. La respuesta que recibieron de labios de la pitonisa fue que Lacedem贸n ser铆a devastada por los b谩rbaros o que su rey morir铆a. Esa respuesta la dict贸 a los lacedemonios en versos hex谩metros y rezaba as铆禄:

“Mirad, habitantes de la extensa Esparta,
o bien vuestra poderosa y eximia ciudad es arrasada por los descendientes de Perseo, o no lo es;
pero, en ese caso, la tierra de Lacedem贸n llorar谩 la muerte de un rey de la estirpe de Heracles.
Pues al invasor no lo detendr谩 la fuerza de los toros o de los le贸nes, ya que posee la fuerza de Zeus.
Proclamo, en fin, que no se detendr谩 hasta haber devorado a una u otro hasta los huesos.

Quedaron 茅l, los lacedemonios y algunos tebanos. Mientras el resto de la fuerza que hab铆a decidido irse se retiraba hacia Atenas, los 300 soldados de la guardia de Le贸nidas y mil griegos leales (los tespieos y los de Tebas) se quedaron a presentar batalla y resistencia hasta el final.

Fue tal el 铆mpetu con el que los espartanos lucharon que Jerjes decidi贸 abatirlos de lejos con sus arqueros para no seguir perdiendo hombres. Le贸nidas fue alcanzado por varias flechas y los 煤ltimos espartanos murieron intentando recuperar su cuerpo para que 茅ste no cayera en manos enemigas. La batalla dur贸 cinco d铆as y los persas consiguieron derrotar a los temidos espartanos, pero 茅stos ya hab铆an retrasado notablemente el avance persa, diezmado la moral de su ej茅rcito y matado a miles de soldados.

Her贸doto menciona que la cabeza de Le贸nidas fue cortada por orden de Jerjes y su cuerpo crucificado. Esparta lo enterr贸 con todos los honores, incluyendo una exhibici贸n de duelo no habitual entre los espartanos. En el lugar de su muerte se erigi贸 un monumento con un le贸n junto con una inscripci贸n escrita por el poeta Simonides que dec铆a as铆: 鈥淥h, extranjero, informa a Esparta, si pasas por all铆, que aqu铆 hemos ca铆do defendiendo su ley鈥.

Se cree que ning煤n griego logr贸 sobrevivir; pero la cultura popular se ha centrado m谩s en el esfuerzo lacedemonio (un 5% de sus fuerzas) que en el resto de los hombres que armaron ese ejercito, sobre todo Tebas, ciudad que perdi贸 en la batalla la casi totalidad de sus hombres y, por tanto, qued贸 indefensa y fue incendiada por los persas. Al a帽o siguiente las mujeres y ni帽os supervivientes tuvieron que dar la ciudadan铆a a extranjeros para poder subsistir; adem谩s esta ciudad-estado no ten铆a intr铆nseca la cultura belicista de los espartanos, por la cual las madres les entregaban el escudo hoplos con la frase 芦Vuelve con 茅l o sobre 茅l禄

Seg煤n algunos historiadores solo sobrevivieron dos soldados espartanos de los que hab铆an quedado en Las Termopilas, Alejandro y Antigono de Esparta. Por lo que se sabe estos dos hombres vieron la muerte de su rey y tras la lluvia de flechas se escondieron bajo sus escudos para aparentar que estaban muertos. Alejandro, m谩s tarde, fue uno de los mejores guerreros de Esparta, pero no se le record贸 como a otros h茅roes. Tras las Term贸pilas combati贸 en Platea, otra vez contra los Persas. All铆 muri贸, tras recibir 4 flechas en el pecho.

Bibliograf铆a

Este art铆culo incorpora textos de la Encyclop忙dia Britannica de 1911 (dominio p煤blico).
Hazel, John. Qui茅n es qui茅n en la Antigua Grecia. Editorial Acento, 2002. ISBN 84-483-0655-4
Bailly, M.A. Dictionnaire Grec-Fran莽ais Librairie Hachette et Cie. Par铆s 1915
Rich, Anthony.
Dictionnaire des Antiquit茅s romaines et grecques. Librairie de Firmin-Didot et Compagnie. Par铆s 1883
Levi, Peter. Grecia cuna de Occidente. Ediciones Folio S.A.
La Historia y sus protagonistas. Ediciones Dolmen 2000
Pijoan, Jos茅. El arte griego hasta la toma de Corinto por los romanos (146 adC). Historia general del arte, vol. IV, colecci贸n Summa Artis. Editorial Espasa Calpe S.A. Bilbao 1932
Meleau, Maurice. Egypte Orient Gr猫ce. Editorial Bordas 1963
Aguado Bleye, Pedro. Curso de Historia para segunda ense帽anza. Tomo I, segunda edici贸n, Madrid 1935
Seignobos, Ch. Historia Universal Oriente y Grecia. Editorial Daniel Jorro, Madrid 1930
Montanelli, Indro. Historia de los griegos
todos ellos consultados en internet

No conocemos los hechos con suficiente detalle para juzgar la estrategia de Le贸nidas, pero su hero铆smo le ha asegurado un lugar 煤nico en la historia, aunque Hollywod juege con las variantes de lo sucedido. Espero te haya parecido interesante este articulo y no des facil credibilidad a las versiones cinematograficas, que si bien cumplen con la funcion de entretenimiento, por lo menos en un servidor ha dejado la inquietud de conocer a fondo la historia, saludox 馃榾