julio 6

Hace unos días leía la consulta de un usuario que quería ocultar unos documentos de ojos ajenos.

Me causo cierta intriga su planteamiento. Primeramente se me ocurrio ocultar la carpeta o usar un complicado algoritmo de encriptacion. Linux lo permite con facilidad pero llegado el momento, tener una carpeta cifrada, puede ser motivo de dar explicaciones.
 
Este truco es muy viejo pero perfectamente útil:
  1. Tomamos todos los documentos que queramos ocultar y los comprimimos con nuestro gestor de archivadores (en Gnome; seleccionar, botón derecho y comprimir). En nuestro ejemplo el fichero resultante se llamará ultrasecreto.zip.
  2. Tomamos una foto de nuestras últimas vacaciones. En nuestro ejemplo se llamará playa.png
  3. Todo en una misma carpeta y desde la consola escribimos:
cat vacacion.png ultrasecreto.zip > vacacionhd.png
Esto genera una imagen con el nombre vacacionhd.png que podemos copiar a nuestra carpeta de imágenes de nuestras vacaciones. Pasará completamente desapercibida en un vistazo rápido y tendremos nuestra información a salvo. Ojo, esto no es un método infalible, es una curiosidad de lo que podemos hacer para ocultar nuestros datos. Un profesor me comento una ocasión que la manera mas segura seria la combinación de varias técnicas, encriptar una carpeta luego ocultarla en una imagen y guarda la imagen en una carpeta oculta podría ser algo complicado de averiguar.
Antes que lo olvide, si deseamos recuperar nuestra info solo localizamos el archivo en cuestión y lo abrimos con el gestor de ficheros, descomprimiendolo y dejándolo como estaba.