diciembre 18


Saludos a todos aquellos curiosos que gustan visitar este blog y curarsela un rato, con la novedad que me fui a pasar unos dias a ixtapa-zihuatanejo con la mejor intencion de hacer vacaciones y como a veces no me salen las cosas a la primera, tenia la impresion de que repetiria, pero puse el mayor de mis esfuerzos por pasar un buen rato, y para mi asombro, lo logre a la primera, jeje, he de mencionar que no habria sido lo mismo sin la ayuda de mi buen amigo Conrado.

En el primer dia conocimos la playa municipal y la de la ropa, en la cual nos encontro el anochecer y se pueden apreciar un par de fotos, cuando regresamos al departamento encontramos un par de cucharachas y les eche un “poquito de insecticida”, cual no seria mi sorpresa de encontrar al dia siguiente siete cucarachas muertes y medio ecosistema en el baño; bueno, pues al segundo dia fuimos a la barra del potosi, caray, el taxista iba vuelto madres, pero bien valio la pena llegar temprano, nos toco una playa casi virgen, tan desierta como las neuronas en mi cerebro, vaya que lo malo de los paisajes naturales es el hombre mismo. una señora nos dejo varios collarcitos por unos cuantos pesos, creo que mas de mil :S y despues de un par de revolcadas que me pusieron las olas, me di vuelo con mas de “UN PAR DE FOTOS” puesto que me fui caminando los dos kilometros de playa entre la arena y el mar (como dice la cancion), al regreso me esperaba un delicioso huachinango a la talla, CABALLERO QUE COSA MAS RICA!! dos cervezas, una asoleada y otra nadadita, pero el ambiente se agüito cuando unas niñas y su mama las jalo el mar, afortunadament el incidente no paso de ser solo un susto y nadie se ahogo ni hubo nada que lamentar, de regreso a zihuatanejo el camionero llevaba algo de prisa, ya que bajita la mano circulaba a mas de 100.

En el tercer dia fuimos a ixtapa, solo a darnos una vuelta a conocer el delfinario, la marina, y la zona hotelera y regresamos a comer a zihuatanajo, nada mas y nada menos que LANGOSTA!! Dios santo! tiene de cara lo que tiene de sabrosa, ya en el cuarto preparamos algo “sencillito” de cenar, pollo en escalopas, espagguetti y vinos de frutas, que buena cena!!

Para el cuarto dia, nos dirigimos a la isla de ixtapa, para lo cual tomamos un taxi, y no se si sea consigna de los choferes del transporte publico manejar a exageradas velocidades, el cuate no bajaba de 120 en el velocimetro; una vez que llegamos atravesamos playa linda, la cual hace honor a su nombre y tomamos una lancha tan inestable como el tnt para ir a la isla, en ese lugar hay tres playas: varadero, coral y la otra no recuerdo el nombre, el lugar es realmente precioso, salvo los lugares de comida, no hay mas rastro de civilizacion o de servicios urbanos; despues de hacer un poco de snorkel, y tomar fotos a algunos peces que se aprecian en la orilla de la playa, decidi recorrer la isla, de donde saque mas fotos fue del arrecife de coral, hasta un video tome de unos peces comiendo, toda una vision! la comida no fue tan mala, pero nada se compara con la deliciosa langosta del dia anterior. las actividades de ese dia terminarian temprano, ya que al dia siguiente nos iriamos de pesca desde temprano.

Y como las ansias no podian esperar, a las seis de la mañana estabamos en el muelle listos para zarpar, al princpio fue algo aburrida la travesia, ya que aun no se rompia el hielo entre el capitan y su tripulacion con nosotros, pero ya una vez que pico el primer pez (un dorado) se relajo mas el ambiente, este corrio a cargo de Conrado, el cual estaba medio dormido y a punto de vomitar, aparte de que le pego la gripe, se mareo en altamar, enseguida pico otro y me toco a mi sacarlo, al tiempo de estarlo sacando, pico un tercero; caray!! como luchan estos animales por quedarse en el agua, jeje al cabo de un par de horas, cuando parecia que toda nuestra suerte se definia con tres dorados, pico un pez espada, era mi turno en la linea, en un forcejeo de veinte minutos resulto con un hermoso especimen de pez vela de casi dos metros y sesenta kilos, destinado a ser colgado en una pared de la sala de mi departamento, wow!! que dia, y ahi no acabo nuestra suerte, justo antes de levantar cañas, pico un dorado mas, este era mas grande que los anteriores y que correra con la misma suerte que el pez espada; en el muelle toda la gente se nos quedaba viendo y unas gringas se acercaron a hacernos platica. por la tarde (sin que se bajara la efusividad) fuimos a comprar playeras y souvenirs para los amigos y familia y asi acaba el dia, el regreso en el dia 27 se caracterizo por recorrer un poco mas los mercados y compras de ultima hora, arreglar maletas, entregar depa y preparar la graciosa huida y aguantar 13 horas de viaje.

mas menos, estas pocas letras presentan una pequeña semblanza de este viaje. esperemos que tal experiencia se puede repetir en alguna otra ocasion. hasta la proxima.