noviembre 30
Una tarde de viernes en el negocio, poca gente y poca actividad por desempeñar, una misteriosa llamada telefónica se convirtió en otra cosa:
– Riiiing, riiiiing
– Jipijapaz, buenas noches
– Habla el comandante Juan J. Ledezma, paseme con la persona a cargo, es un asunto de suma importancia
– la persona a cargo se encuenta ocupada, le puedo servir en algo?
– No, necesito hablar con el titular de la linea
– permítame un segundo por favor (me quedo pensando: “comandante” de que o que? ni sabe a donde habla y nomas kiere mamar gorra, le voy a sacar informacion)
(pasan dos o tres minutos de espera)
La persona a cargo no le puede tomar la llamada, si gusta dejar un numero telefonico y nos comunicamos con usted
– Mire joven, habla el comandante J. Ledezma de los Zetas del cartel del golfo, paseme con quien esté a cargo
– le repito, en este momento no le puede tomar la llamada y atenderle como usted se merece, si gusta dejar sus datos o si hay algo en lo que le pueda servir, digame usted,  con todo gusto
– con quien hablo?
– Eduardo Iturriaga, a sus ordenes (faaaaaaaaaaaaalso)
– Soy el comandante J. Ledezma, de los zetas, me entiendes?
Ayer nos pasaron informacion  que de este numero hablaron al C4 para reportar que mis muchachos andaban paseando en sus camionetas, que quesque porque andaban escandalizando con sus armas,  me entiendes? porque el C4 y telmex trabajan para mi, me entiendes?
– Desconozco esa informacion que me comenta señor.
– Ahi es Ramos 200?
– si señor (falso)
–  Yo nomas te digo, ya estamos llegando, a dos cuadras, a ver como nos vamos a arreglar, me entiendes?
A ver, que chingaos esta haciendo el cabrón aquel (creo que se refería a “la persona a cargo”)
–  No le podria decir señor.
–  porque no?
–  No estoy autorizado
–  Soy de los Zetas (molesto) y ese wey quien se cree que es para dejarme esperando?.
– Lo ignoro señor, yo como usted, solo cumplo ordenes, y me dijo que esta ocupado, que no puede atender a nadie mas
– (molesto) mira muchacho, ya estamos llegando, y les va a ir muy mal a todos los que esten ahi, o me atienden o me atienden
– ok, dejeme ver si ya se desocupo, permítame por favor…
(0tros dos o tres minutos de espera, le estaba dando instrucciones a una señora como abrir su cuenta de correo electrónico)
– gracias por permanecer en la linea, aun no le pueden tomar la llamada, gusta dejar un numero o marcar mas tarde?
– (encabronado) ya estamos llegando, estamos a dos cuadras, y van a ver quien chingaos soy yo.
– Muy bien señor, espero que en lo que llega ya le podamos recibir
– ah, con que muy cabroncito?
– No señor, que quiere que haga? , yo solo paso el recado, por favor, permítame otro segundito
(dos o tres minutos mas de espera, en lo que atendía a dos cliente)
Le sigo atendiendo, disculpe la demora
– (encabronadiiiisimo y apartándose ligeramente de la bocina, fingiendo hablar con alguien mas) a ver muchachos, vayan a ramos 200 y maten a todos los que estén ahí y quemen el lugar y digan que es a nombre de los zetas.
– Hay algo mas en lo que le pueda servir?
– No pendejo
– Fue un placer haberle tomado esta llamado, lo que usted no sabe, reverendo pendejo, es que tenemos el teléfono cortado, que no salen llamadas que la dirección que menciona es la que aparece en el directorio (que cualquiera puede leer) y no la que la gente conoce; y si hiciera realmente bien su trabajo, no andaría con llamaditas amedrentadoras y se pondria a investigar bien
– (encabronadisisisisisisismo) chinga tu madre
– Que pase buenas noches (y me colgó, luego luego se oyó que era una bocina y un aparato de sobremesa)
Lo que empezó como una amenazadora llamada de extorsión, termino en momento hilarante, en una conversación que con educación se puede hacer desesperar a cualquiera, jajajaja
No olviden dejar sus comentarios