julio 20
Hay cosas que el mundo digital no puede sustituir ni emular; y una de esas cosas es el verano. Necesitamos descansar, disfrutar del mundo analógico que nos parió.

Es entonces cuando a este blog asoman esos pequeños detalles que revelan que tras El tecnócrata que hay una persona que se toma un descanso. Así que es hora de echar el cierre por unas semanas, abandonar la primera línea de la última hora digital, retrasar las lecturas tecnológicas y sociológicas, aflojar un poco el tono de la crítica…

Notaremos también estos días que el ritmo de contribuciones a la blogosfera desciendio notablemente, porque detrás hay gente que, como yo, necesita entrar en el modo de suspensión, o en el de ahorro de energía, o activar el salvapantallas… Que cada uno aplique la metáfora tecnócrata que más le guste. Hasta la vuelta.