octubre 1
Mas que un día nublado, me gusta que llueva, imagino ver las gotas cayendo, estar en la calle y contemplar cómo la gente se apresura para no ser empapada, lo cual a mi no me preocupa, sigo caminando despacio sintiendo cada gota que cae sobre mí, sin miedo a un resfrío, aun si fuese posible que sea una de esas extrañas veces en que llueve y el sol sigue brillando y al termino de ese pequeño aguacero ver brillar el sol reflejado en los charcos que se han formado en las banquetas y en el pavimento y en conjunto con el aceite que han derramado algunos autos se pueda apreciar un arcoíris en miniatura…

Y seguir caminando por las calles de la ciudad al tiempo que recuerdo esa casi desconocida canción (it´s raining, in the streets of new york citiy, it´s raining, raining deep in heaven)

Abro los ojos y noto que la imaginación cedió el paso a las ocupaciones del día, divagar un rato me ha valido para salir de la rutina, pero vuelvo a ella y a terminar lo que me ocupa, espero poder leerte próximamente y disculpa la tardanza, de pasada he decidido publicar este correo como una entrada del blog, espero no te importe.

Miguel

De: sarai erasmo [mailto:xxxxx@yahoo.com.mx]
Enviado el: martes, 22 de septiembre de 2009 04:47 p.m.
Para: Miguel López Mireles
Asunto: RE: llueve

Ha llovido tanto, tanto que pareciera que las gotas se alargan y se agrandan resuenan en un lámina vieja como toques de campana y todo se orquesta. Yo no puedo dormir, el ruido de la lluvia y las muchas formas que se reflejan a través de la ventana: gotas que chocan y se aplastan, una gordas y otra largas y mi imaginación se nutre de de esa escena en la penumbra de mi pieza; y comienza mi viaje con ese escenario. El cielo centelleante y mis sentidos deslumbrados, me desbordo y me siento sin límites, y sin la discapacidad del peso de mi cuerpo ni la masa fibrosa, unidad del relativismo de la materia-realidad simbólica que envuelve el paquete. Siento como se mueven mis músculos y como que todo se va hacia un abismo que se dibuja como aurora boreal, me vuelvo danzante de esos isomorfismos, me siento ligera, flotando en medio del espacio que juega con los tentáculos de la mente inquieta y juguetona, con el alma divertida, queriéndose mover, escapar como mariposa con alas multicolores, poderosas y totalmente expandidas, tocando lo invisible del sentimiento.

Así cubierta de colores y lunares centelleantes, con si con un anzuelo pudiera atrapar estrellas fugaces… volar y escapar hasta tocar el límite y probar el sabor del la libertad que me deja la sensación del vacío en el vientre, volar…hasta que pare de llover y un rayito de sol me vuelva a la realidad.

A diferencia de vos, no siempre puedo frenar mis ideas, es tanto lo que hay dentro de cada unos de nosotros que siento que esto debe salir de alguna manera, sacarse, vomitarse o estrangularse, escribir es mi manera se sobrellevar la prosa, tu tendrás tu manera.

NO sabía lo del accidente, lo siento, pero ya estás? Al menos tu rodilla ya.

 

 

 

SARAI