mayo 10

Al despertarme solo puedo recordar la flor de fuegos artificiales que anoche vi estallar desde mi ventana, simplemente hermoso, pero no he podido descansar

El dia empezo tan nublado/soleado como han estado estos dias, lo cual indica que el resto del dia pueda ser como han sucedido estos dias corrientes, bajo la esperanza de que al salir y resplandecer el sol se disipen los problemas y la sensación de alivio se pueda asemejar a un dia soleado.

Mis ojos aun no dan credito, he visto las radiografias mejor tomadas, las mas claras desde el accidente, y aun hay una parte de mi que se resiste a creer en el tamaño del daño a pesar de haberlo visto, a pesar de haberlo vivido, de haberlo sentido.

Un par de huesos tan fragiles como quien rompe la pierna de un pollo al comerla

Pienso demasiado en ello en este momento, pido estar solo hasta tocar fondo, y al llegar, me vengan a buscar, pero tambien quiero estar con la gente que quiero, no se que hacer: llorar, gritar, quejarme. no se que hacer con la desesperación de no poder llevar una vida normal, ya no a plenitud, que sea mucho pedir, pero tan normal y tan carente como la conoci antes de un triste dia en el que no termino de definir si fue un aviso, el cobro de una factura, o una bendicion disfrazada, solo se que que no fue casual.

Me invade un temblor y se me nubla la vision, nunca antes me habia costado tanto permanecer de pie y continuar con la vida, escucho mis pasos en el corredor , faltan sonidos a esos pasos, faltan pasos capaces de avanzar dos escalones a la vez, faltan…

Bien dijo alguien alguna vez: la paciencia es un arbo de dulces frutos y amargas raices. Supongo que es un valor que aun no hecha raices en mi, el proceso durara tanto como lo siga recordando, y sanara seguramente justo cuando me olvide de ello, aprenda a vivir con el problema.